Entrevistas

Entrevista a Lawrence Kasdan: “Star Wars: The Force Awakens”

Por: Cineasta Mag | Noviembre 20, 2015

jj-abrams-lawrence-kasdan-star-wars

Entrevista a Lawrence Kasdan sobre la película Star Wars: “The Force Awakens”.-

Cortesía de Caribbean Cinemas.-

Tienes una larga trayectoria con Star Wars. Cuéntanos sobre eso.

Conocí a George Lucas en 1977. Yo le había vendido un guión, “Continental Divide”, a Steven Spielberg. Steven y George decidieron, en base a ese guión, que querían que yo escribiera “Raiders of the Lost Ark”. Yo estaba extasiado; era muy nuevo en la industria y este era un primer trabajo asombroso. Cuando terminé con el guión de “Raiders”, lo llevé a Marin County para entregárselo a George. Él lo arrojó sobre el escritorio y me dijo “Ven, vamos a almorzar”. Me dijo que estaba en problemas con el guión de EPISODIO V: EL IMPERIO CONTRAATACA porque Leigh Brackett, quien estaba trabajando en él, había fallecido.

Me pidió que escribiera EPISODIO V: EL IMPERIO CONTRAATACA. Yo estaba preocupado porque él ni siquiera había leído “Raiders of the Lost Ark”, pero me dijo que lo leería esa noche y, si no le gustaba, me llamaría al día siguiente para retractar su oferta. Empecé a trabajar en
EPISODIO V: EL IMPERIO CONTRAATACA unos días más tarde.

Trabajar con George e Irvin Kershner, el director, resultó ser una experiencia maravillosa. Lo hicimos en seis semanas. Ya estaban construyendo los sets en Inglaterra, así que no había tiempo que perder. George tenía una historia y yo escribí el guión. Cuando eso terminó, volví a concentrarme en mi intención original, que era convertirme en director de cine.

Conocí a Alan Ladd, Jr. que estaba a cargo de 20th Century Fox y de las películas de Star Wars. Él me ofrecía trabajos como escritor y yo los rechazaba; le dije que quería dirigir. Me preguntó qué quería dirigir, y yo le conté la historia de “Body Heat”, que se transformó en mi primera película. Una vez que estuvo escrita, Ladd dijo que la haríamos pero me pidió que tuviera a alguien supervisando mi trabajo, por ser mi primera vez como director. Le pedí a George que lo hiciera y él accedió. George fue muy generoso y solidario conmigo. Después de “Body Heat”, George me pidió que escribiera EPISODIO VI: EL REGRESO DEL JEDI mi segunda película de Star Wars, dirigida por Richard Marquand.

Cuéntanos acerca de Kathleen Kennedy.

Luego de que Steven Spielberg comprara “Continental Divide”, él me presentó a George. Los tres íbamos a hacer “Raiders of the Lost Ark” juntos. Yo no tenía un lugar donde trabajar en el guión, una oficina, porque recién estaba empezando en la industria. Escribí “Raiders of the Lost Ark” en el escritorio de Steven Spielberg y, fiel a su palabra, él prácticamente ni apareció por allí durante esos seis meses. Kathy Kennedy era la asistente de Steven en aquella época, en 1977, y no hacía mucho que trabajaba con él. Ella iba y venía entre el set y la oficina, y nos hicimos amigos. Hemos tenido una larga amistad. No habíamos trabajado juntos así en mucho tiempo, pero es genial volver a trabajar con Kathy. Cuando George y Kathy decidieron reactivar la saga, me preguntaron si me gustaría participar.

¿Cuándo conociste a J.J. Abrams?

Había conocido a J.J. tal vez cinco años antes de esto, en un evento de caridad en Hollywood. Él fue muy agradable y me gustó conocerlo. Me dio una primera impresión maravillosa, muy positiva. Cuando me involucré en la saga, surgió la pregunta de quién dirigiría STAR WARS: EL DESPERTAR DE LA FUERZA. Kathy fue muy generosa al incluirme en ese proceso. Cuando Hablamos con J.J., que fue la primera opción para todos, empecé a conocerlo por primera vez. Eso fue a comienzos de 2013. Fuimos a su oficina y hablamos sobre cómo sería una nueva “Star Wars”. Creo que fuimos Kathy, Michael Arndt y yo. La reunión fue grandiosa. Sus ideas sobre cómo debería ser la próxima trilogía coincidían con las mías. Quedamos encantados cuando él aceptó dirigirla.

A grandes rasgos, ¿recuerdas cuáles eran los elementos clave que debían estar presentes en el film?

Apenas comenzamos, tuvimos una reunión sobre cómo queríamos que fuera la nueva “Star Wars”. Cómo sería similar a la primera trilogía. Cómo sería distinta, porque los tiempos han cambiado y ha sido tan imitada. Todas nuestras ideas eran similares. Las películas debían volver a ser táctiles, en lugar de CGI. Una de las cosas maravillosas de la primera trilogía es que es algo estrafalaria. Las criaturas de la primera película son toscas, pero se vuelven más sofisticadas en EPISODIO V: EL IMPERIO CONTRAATACA. Pero esos efectos y vestuarios y criaturas son parte de lo que hace irresistible a la primera película. En las dos siguientes, que escribí junto a George, los efectos son cada vez más sofisticados, pero el espíritu es muy parecido a EPISODIO IV: UNA NUEVA ESPERANZA.

Hasta el EPISODIO VI: EL REGRESO DEL JEDI tienes una sensación tangible de que estamos físicamente en un set en algún lado, grabando esta película. Queríamos volver a esa sensación, que nos pareció que se había perdido un poco en las películas que vinieron después. En eso estábamos todos de acuerdo. Y las cosas que nos interesaban de la historia también eran similares. Era una saga familiar, y hablamos de cómo podíamos continuar honrando eso de manera interesante – no sólo para las nuevas generaciones, si no también para la gente que vio EPISODIO IV: UNA NUEVA ESPERANZA hace 40 años.

Así que estamos rindiendo homenaje a una tradición, una saga que ha tenido un impacto inimaginable. Estamos intentando honrarla; ser leales, honestos y respetuosos y, al mismo tiempo, hacerla avanzar.

¿Cuánto discutieron sobre el balance entre los efectos especiales y los prácticos?

La conversación sobre el balance entre los efectos especiales y las propiedades físicas de la película fue eterna. Era el tema principal para nosotros. ¿Cómo contamos una historia humana que trata temas relacionables manteniendo la sensación de que está siendo interpretada por actors reales en sets reales?

Los sets ciertamente se ven como Star Wars. ¿Cómo hicieron para lograr esa apariencia icónica?

Rick Carter y Darren Gilford, los diseñadores de producción, crearon un ambiente que tiene ese sentimiento “Star Wars” tan poderoso. Tiene que ver con la forma de las luces, el brillo en los pisos, la forma de los corredores. Mucho de eso se remonta a la colaboración entre George y Ralph McQuarrie y todas las personas que hicieron las “Star Wars”originales. En esta película hay criaturas que recuerdas de hace 40 años atrás, y eso es fantástico. Y, en su primera película “Star Wars”, Michael Kaplan, el diseñador de vestuario, se metió en el universo “Star Wars” completamente, y creó toda una nueva generación que encaja perfectamente con “Una nueva esperanza”. 

¿ J.J. Abrams y tú estaban convencidos de que querían tener personajes femeninos fuertes en el film?

Nunca lo dudamos. No éramos sólo J.J. y yo, si no Kathy y todo LucasFilm también. Desde el principio quisimos que uno de los protagonistas fuera una mujer.  La película lo pide a gritos. Leia era un personaje maravilloso, pero era una de las muy pocas mujeres en la película. La saga demanda más liderazgo femenino. Queremos ver más personajes como ése. A medida que la saga avance, veremos más. Sabíamos que éste film debía centrarse en un personaje masculino y uno femenino.

Cuéntanos acerca de Daisy Ridley.

Fuimos muy afortunados al conseguir a Daisy para el papel de Rey, porque Daisy es un espécimen asombroso físicamente, y al mismo tiempo es una joven actriz maravillosa que está aprendiendo todo el tiempo. Ella tiene una actitud muy abierta hacia este mundo, no solamente hacia la historia que está contando, si no hacia la actuación en sí. Físicamente es muy impresionante. Este es un papel muy demandante a nivel físico. Al mismo tiempo, tiene esa belleza increíble y el ingenio que amamos de la tradición de actrices británicas. Sientes que ella es alguien que podría estar en estos lugares y sobrevivir, y eso no es fácil. Son lugares y situaciones muy difíciles.

Con el regreso del elenco original, ¿fue divertido volver a esos personajes?

Es grandioso volver a los personajes que adoras. Leia y Han eran personajes asombrosos para escribir, y ya lo he hecho mucho. Para gente de su edad, hay cierta angustia en cómo perdemos nuestra capacidad de resistencia física. Lidiamos con muchas cosas en el transcurso de la vida; algunas cosas nos afectan, algunas cosas nos dejan marcas, o arrugas en la cara. Cuando dejas de resistirte, puede ser algo glorioso. Puedes estar agradecido y apreciar esa travesía. Cuando miras a Carrie Fisher y a Harrison Ford, ves todo eso. Los hemos seguido desde que eran muy jóvenes; crecieron en cámara. Para Harrison, ha sido un camino sin respiro al estrellato cinematográfico, lo que es una carga en sí mismo. Muy pocos han logrado tener una carrera tan larga y variada como la de Harrison. Harrison estuvo en Star Wars y en “Raiders of the Lost Ark”, pero también estuvo en “Witness”, “Clear and Present Danger”, y tantas otras. Ha interpretado miedo y ambición, heroísmo y neurosis. Creo que no existe nadie a quien no le entusiasme la idea de que Harrison vuelva al Halcón Milenario como Han. Él se ve tan cómodo y a gusto. De la misma forma, Carrie Fisher tenía una naturaleza intelectual a los 21, y la sigue teniendo ahora. Estamos tratando de que todos traigan lo que son. Cuando haces una película, el objetivo es sacar lo mejor de cada actor, tenga 12 o 70 años. Actuar es mágico, es misterioso. Nunca he entendido cómo es que algunas personas pueden hacerlo, y me he pasado toda mi vida rodeado de actores. Yo quise ser actor y no pude hacerlo.

“Chewie, estamos en casa” es un hito cinematográfico. ¿Cómo se te ocurren escenas como esa?

Estábamos muy satisfechos cuando escribimos esa escena. Hay tantos momentos memorables en el proceso de escritura. A J.J. y a mí nos tomó meses y meses, caminando, hablando, escribiendo. Caminamos mucho en muchas ciudades – Los Ángeles, Nueva York, París y Londres. Nunca había escrito una película de esa forma. Caminábamos, hablábamos y nos grabábamos, y luego íbamos a algún lado a escribirlo. Fue mucho más divertido que escribir de manera convencional. Nos sentamos en el café Les Deux Magots en París, uno de los famosos cafés a los que iba Hemingway, a escribir Star Wars con la computadora de J.J. sobre la mesa. Escribimos mucho mientras caminábamos alrededor de Santa Mónica, llegando hasta Palisades y mirando el Océano Pacífico. Hicimos todo el trabajo duro de construcción de la historia, pero lo hicimos en circunstancias increíblemente placenteras. Una vez estábamos caminando por Central Park, y hacía mucho frío, así que paramos en Shake Shack por unas hamburguesas. Fue celestial.

¿Qué deseas para esta película?

Desde el principio, usé una palabra: debe deleitar. Cuando tienes a John Williams componiendo la música, estás en camino. Cuando tienes a este gran equipo de artistas creando las imágenes, estás en camino. Cuando Dan Mindel filma una película, te vas a deleitar, y cuando J.J. Abrams dirige una película, te vas a deleitar. Todos sabemos que mucha gente va a ver esta película, pero queremos que estén satisfechos cuando termine. Queremos que los deleite, que los haga reír, que los entusiasme, y que las imágenes afecten sus cuerpos incontrolablemente. Eso es lo que producen las grandes películas. Eso es lo que hacen los que dan en la tecla. Te sientas en un auditorio con una orquesta, o una guitarra, o un concierto de rock, y de alguna manera ellos son capaces de cautivarte de una forma que no puedes controlar. Estás más allá de la razón, más allá de las críticas, más allá de los preconceptos o las decepciones. Te cautivó, te embelesó y te deleitó durante cierta cantidad de tiempo. Si logramos eso para nuestras audiencias, habremos tenido éxito.

Comentarios

Otras entrevistas

Los más votados