Cámara en Hollywood

Entrevista Al Pacino

Por: Jorge Camara | Diciembre 11, 2015

AlPacino&JCamara (1)

Hollywood, CA.- Considerado tal vez el mejor actor de su generación, Al Pacino, sin poseer los atributos físicos de un tradicional galán de cine, ha cautivado al público gracias a la intensidad que aporta a sus personajes. ¿Quién puede olvidar a Michael Corleone en “The Godfather” (1972), a Frank Serpico en“Serpico” (1973), a Sonny en “Dog Day Afternoon” (1975), a Tony Montana en “Scarface” (1983), o al Teniente Coronel Frank Slade en “Scent of a Woman” (1992), por la que finalmente recibió el Oscar y el Globo de Oro al Mejor Actor.

Por su trabajo en televisión, Pacino ganó el Emmy y el Globo de Oro gracias a sus encarnaciones de Roy M. Cohn en “Angels in America” (2004) y del Dr. Jack Kevorkian en “You Don’t Know Jack” (2010). Y Broadway le otorgó el Tony en 1969 como Mejor Actor de Reparto por “Does a Tiger Wear a Necktie?”, y en 1977 como Mejor Actor por “The Basic Training of Pablo Hummel”.

Y esto es solamente parte de muchos otros incontables reconocimientos

Al Pacino nació el 25 de abril de 1940 en el Bronx, Nueva York, y fue críado por su madre, Rose, y sus abuelos maternos, después de que su padre, Salvatore, abandonó a la familia cuando Al contaba con solamente dos años de edad. Su interés en la actuación se despertó en su niñez, asistiendo a varias escuelas y academias artísticas incluyendo el legendario Actor’s Studio. Su primer papel estelar en el cine, el joven drogadicto de “Panic in Needle Park” (1971), lo lanzó al estrellato.

En su vida personal, el actor ha mantenido romances con figuras como Jill Clayburgh, Diane Keaton, Marthe Keller, Kathleen Quinlan, Debra Winger, Penelope Ann Miller y Beverly D’Angelo. Tiene tres hijos, Julie Marie Pacino de 25 años, y los gemelos Olivia y Anton, de 14, estos dos últimos con D’Angelo.

Pero Al Pacino prefiere no hablar de su vida personal, de manera que conversamos sobre su carrera, cuando nos reunimos con él durante la promoción de su más reciente película, “Danny Collins”.

 

JORGE CAMARA: “Danny Collins” cuenta la historia de una estrella de rock’n’roll y las tribulaciones de su carrera. Como estrella de cine ¿Te identificas tú con el personaje?

AL PACINO: Lo que me gustó del personaje es que en los comienzos de su carrera fue presentado como el nuevo Bob Dylan, pero un año después fue criticado y considerado solamente una estrella del momento. Pero él tuvo la buena suerte de poder buscar nuevas y positivas formas de presentar su talento, y encontró la manera de sobrevivir y volver a tener éxito. Fue un buen guión de Dan Fogelman, que para mí fue un desafío y algo que me interesó porque siempre busco la manera de no repetirme.

J.C.: Danny Collins ama la buena vida, los aviones privados, las limosinas. ¿Es eso algo que a ti también te gusta disfrutar?

A.P.: Todo eso es algo que viene y luego se va. Eso es lo que te puedo decir. Yo nunca viví ese tipo de vida, aunque si hubo un período en que viví como el personaje. Cuando el público te reconoce, hay una de serie de cambios a las que tienes que enfrentarte. Tienes que buscar la manera de ajustarte a todo lo que te rodea. Algunas cosas son fáciles y otras difíciles. Después de un tiempo aprendes cuales son las cosas que puedes adoptar, y cuales tienes que evitar. Todo eso tiene que ver con la sobrevivencia.

J.C.: En tu experiencia, ¿Qué es lo bueno que trae la fama, y que es lo malo?

A.P.: Lo peor para mi, y eso sucedió, no ahora, sino cuando era más joven, es que tienes que ir por un proceso de separar tus relaciones, no solamente con las mujeres o los hombres en tu vida, sino con todo mundo. ¿Quién es auténtico y quien no es?, y como te afecta la manera en la que te relacionas con las personas más cercanas a ti. Lo positivo es interminable (ríe). Hay tantas cosas que recibes siendo famoso. Es la verdad. Te reconocen inmediatamente y eso quiere decir que la gente quiere hablar contigo, lo que es bueno, y te dan preferencia en restaurantes, en aviones. Hay muchos beneficios. A veces los autobuses de turistas pasan por tu casa, y eso es molesto, pero es parte del juego.

J.C.: ¿Cuál es tu actitud cuando te encuentras con admiradores?

A.P.: He tenido muchos encuentros extraños. Un día caminando en la calle por Nueva York, un tipo de agarró y me dijo que quería hablar conmigo de algo. Yo le dije que sí, pero después de un rato, caminando junto a mi auto, el chofer abrió la puerta y trató de meterme al carro. Pero el tipo seguía colgado de mí, y ahí estoy, corriendo con él por el tráfico junto al carro. Finalmente pude meterme al carro, pero me quedé preocupado de lo que le iba a pasar con él. Pero así es Nueva York, y esas cosas suceden frecuentemente. Otra vez, otro tipo se paró frente a mí y me dijo, ¿Tu eres Al Pacino? Le dije si, y me dijo, felicitaciones se ve que debes serlo (ríe). Deberías seguirme un día caminando por la calle, porque es muy gracioso. Dicen, ahí va Al Pacino, ¿qué hace en la calle? ¿Con quién está hablando? Me divierte eso.

J.C.: Tú comenzaste tu carrera en los comienzos de la década de los años 70, hace casi medio siglo. ¿Cómo sientes que ha cambiado desde entonces la industria de cine?

A.P.: Bueno eso es algo de lo que ahora puedo hablar, ya que he asistido a festivales de cine y he podido ver lo que se produce actualmente. Hoy hay muchas clases de películas, está el mundo del cine independiente. Antes, películas como “Panic in Needle Park” o “Dog Day Afternoon”, hubieran sido consideradas independientes, pero eran hechas por los grandes estudios. Lo que hoy veo es un énfasis hacia el mercadeo. Colocar una película en el Mercado, y como se estrena una película, se ha convertido en algo muy importante, y las personas que se dedican a eso son las que logran que una película sobreviva. De otra manera, si tu película no tiene suficiente mercado, no va a ser vista. Ese es un hecho. Lo que uno tiene que hacer es buscar a un grupo que apoye tu película, que crea en ella, y que quiera promoverla. Ese es el cambio más obvio que he visto en la industria desde que comencé. El deseo de hacer cine todavía existe, pero la necesidad de cómo llegar a hacerlo es diferente. Por ejemplo, antes una película podía tardarse más en hacerse, había tiempo para ensayar y para llegar a conocer bien a la gente con quien trabajas. Ahora no hay tiempo para eso. La energía del proceso ha cambiado, es más difícil. De manera que en unos aspectos ganas, pero en otros, pierdes.

J.C.: ¿Con todos esos cambios, disfrutas ahora tu trabajo como actor tanto como antes?

A.P.: Tal vez ahora lo disfruto un poco más porque estoy haciendo cosas con las que me siento más conectado. Veo que es lo que hay en mi vida, en mis experiencias, y que puedo ofrecer de mí, que exprese algo positivo. Ahora voy a trabajar en teatro otra vez. Y leo muchas obras, muchos libros, doy seminarios. He trabajado con orquestas sinfónicas, interpretando a Shakespeare, o leyendo poesías. Básicamente hago lo que puedo mientras pueda y tenga la oportunidad. Y eso es en todos los aspectos de mi vida.

J.C.: ¿En los aspectos personales también?

A.P.: Como todos, he tenido muchos altos y muchos bajos en mi vida. Ahora son mis hijos quienes dictan mucho lo que decido hacer. Ha sido así por los últimos 15 años. Y déjame decirte la verdad, si ahora hay algo que no quiero hacer, no lo hago. Y es muy agradable poder decir algo así.

J.C.: ¿Cuál ha sido el mejor consejo que has recibido en tu carrera, que puedas compartir con nosotros?

A.P.: Fue algo que Lee Strasberg del Actor’s Studio me dijo cuando era joven y cuando sentía que el mundo estaba cambiando a mi alrededor, que es lo que le me sucedió y le sucederá a todos lo que adquieren un cierto éxito o fama que puede llegar a desconcertarte. Cuando Lee vio por lo que estaba pasando, me dijo: Querido, simplemente tienes que ajustarte. Me tomó un tiempo apreciar el significado, pero fue un consejo muy sabio porque ¿cuál es la alternativa? Ajústate y ve para adelante. Y eso fue lo que hice, me ajusté y me fui para adelante.

AlPacinoEnDannyCollinsAlPacino&CineastaDannyCollinsPoster2

 

 

Comentarios

Otras entrevistas

Los más votados