Cámara en Hollywood

Entrevista a Woody Allen

Por: Jorge Camara | Mayo 5, 2017

Jorge y Woody

New York, NY.- Woody Allen, a los 81 años de edad, indiscutiblemente el realizador mas prolífico del cine norteamericano, ha estrenado su nueva película como director: ”Café Socety”. Esta es su producción número 45 en 47 años, desde su ópera prima, “Take the Money and Run” en 1969. Y no contamos entre ellas, “What’s Up Tiger Lily” (1966) de Senkichi Taniguchi, que ingeniosamente convirtió en comedia cambiando el diálogo original, ni “New York Stories” (1989), en la que compartió créditos con Francis Coppola y Martin Scorsese, y tampoco sus múltiples incursiones en televisión

Naturalmente, en una producción tan vasta, los resultados ha ido de obras maestras –“Annie Hall” (1977), “Manhattan (1979), “Hannah and Her Sisters” (1986)– a lamentables fracasos –“September” (1987), “Shadows and Fog” (1991)– con la gran mayoría satisfaciendo, de una manera u otra, a sus millones de admiradores.

“Café Society”, que cae en esta última categoría, es una nostálgica comedia romántica que tiene lugar durante la década de los años 30, y que recuenta las aventuras de un joven neoyorkino (Jesse Eisenberg) en Hollywood, donde se enamora de la secretaria (Kristen Stewart) de su tío (Steven Carrell), un celebrado agente de estrellas, y posteriormente en la sociedad de cafés y cabarets en Nueva York.

A continuación nuestra conversación con el celebrado cineasta.

 

JORGE CAMARA: La mayoría de directores de cine se tardan tres o cuatro años en hacer una película, y se quejan de lo difícil que esto es. Usted con más 80 años hace una cada año.

WOODY ALLEN: Yo, mientras pueda,  seguiré haciendo películas indefinidamente. Tengo una saludable longevidad. Mi padre vivió más de 100 años, y mi madre casi llegó a los 100, de manera que en términos de longevidad, puedo continuar hacienda películas. Por una parte es porque tengo muchas ideas, y por otra, la razón por la que a otros directores les toma tiempo, no es por problemas creativos, sino por la dificultad en conseguir dinero. Mucho tiempo se pierde en juntas para levantar fondos con actores, y con productores, y con jefes de estudio. Yo no tengo ese problema. Yo consigo el dinero independientemente. En el momento en el que termino mi guión, el dinero ya está ahí. No tengo que esperar que un actor me ayude a conseguir dinero gracias a su nombre, o que a un jefe de estudio le guste mi guión.

J.C.: Y tampoco hace grandes superproducciones de gran presupuesto.

W.A.: Exacto. Mis películas son mucho menos caras. Cuando veo esas películas que salen en el verano, una que costó ciento sesenta millones, otra que costó doscientos millones, Yo nunca he trabajado así. Yo soy infinitamente más barato. Es precisamente por eso, y porque nadie sufre aunque sea una película que nadie quiera ver, debido a que la pérdida es muy pequeña. Claro que no gano las cantidades que esas películas hacen en taquilla. Gano mucho menos. Pierdo menos y gano menos, y es gracias a eso que puedo seguir haciendo películas por muchos, muchos años. Soy un buen riesgo. Y puedo seguir trabajando porque no pierdo el tiempo en juntas y comidas.

J.C.: ¿Cuál es entonces su actitud hacia el dinero? ¿Qué significa para usted?

W.A.: Es curioso, el dinero nunca ha significado mucho para mí. Cuando tenía dieciséis años y empecé a escribir chistes, inmediatamente me contrataron y me pagaron, y estaba ganando más de lo que ganaban juntos mis dos padres. Nunca necesité dinero, nunca pensé en el dinero, y nuca hice una película por dinero. En esta película, “Café Society”, invertí todo mi salario, porque hubo costos extras y no quería tratar de sacar más de la gente que me apoya económicamente. Cuando me comprometo a hacer una película, el dinero que me dan es el que gasto, pero esta fue más cara porque es de época, y más elaborada, y tiene lugar en la dos costas. Así que doné mi salario a esta película. No gané ni diez centavos, ni diez centavos. De manera que, porque el dinero nunca ha significado mucho para mí, siempre he hecho dinero. Porque no soy una de esas personas que hace cosas por dinero, o busca el dinero, o piensa en el dinero, el dinero llega a mí. No me he hecho rico. No soy rico. Bueno, soy más rico que si hubiera prestado atención a mi madre y hubiera sido farmacéutico (ríe). Pero comparado con mis colegas, no soy de ninguna manera rico. Pero no importa. Tengo el dinero suficiente para hacer mis películas y vivir muy decentemente.

J.C.: Bueno, si el dinero no es importante, ¿Qué es entonces lo más importante para usted?

W.A.: Soy tan cobarde que lo más importante para mi es la salud. No quiero levantarme por la mañana con síntomas de algo. Mi salud y la salud de mis seres queridos es lo más importante para mí. Y trabajar. Y hacer las cosas que hago. Me gusta tocar el clarinete como diversión, Y los deportes, me gusta el baseball y el basketball. Eso es todo, no pido mucho. Me gusta salir a caminar con mi esposa por mi vecindario. No me gusta salir de vacaciones. No tengo un bote. No tengo una casa de campo. Soy feliz trabajando y saliendo a caminar. Entro al cuarto de los niños y los abrazo y me dicen, déjame en paz, (ríe). Voy donde mi esposa y la abrazo y me dice, que es lo quieres, (ríe). Regreso a mi cuarto y trabajo un poco más. Es muy simple. No es una vida complicada.

J.C.: Después de contar sus historias en ciudades como Londres, París, Barcelona, ahora la trama tiene lugar en Los Ángeles y Nueva York.  

W.A.: Bueno, yo soy una persona de ciudades grandes. Me gustan las ciudades. Mucha gente cuando va de vacaciones disfruta la playa, o el campo. Yo no. Para mí las vacaciones son ir a París, o a Londres, o a Madrid, o a Roma. En un lugar cosmopolita no tengo que hacer nada, únicamente caminar. No soy el tipo de persona que llega a un lugar e inmediatamente corre a un museo, porque eso es algo que puedo hacer mucho mejor en Manhattan. Me gusta caminar por las calles, sentarme en los cafés, ver a la gente, ver las casas. No sé porque soy así, crecí apreciando las ciudades. Cuando era niño y pagaba por ver una película, si en la primera escena estaba un hombre buscando un taxi, estaba inmediatamente interesado. Pero si iba a un buzón de correo en el campo, perdía el interés (ríe). Si la cámara se movía por los tejados y los grandes edificios, estaba inmediatamente interesado. Escenas rurales no me interesaban. Tal vez porque las grandes ciudades son centro de sofisticación y cultura. Por eso las hago parte de mis películas, tienen un gran significado para mí.

J.C.: Esta película la presentó en Cannes, donde no todo fue positivo. ¿Cuál fue finalmente su experiencia en el festival.

W.A.: Siempre me gusta ir a Cannes porque el público es un público que aprecia la experiencia de ver cine. La gente de Cannes siempre ha sido muy amable conmigo, y a mi esposa le gusta ir al Sur de Francia. Yo siempre tengo que dar entrevista tras entrevista, de manera que no disfruto el lugar tanto como ella, Pero siempre me ha gustado ir a Cannes, porque siempre ha sido una experiencia muy placentera para mí

J.C.: Acaba de estrenarse “Café Society” y ya está preparando su próxima película, con Kate Winslet y Justin Timberlake. Y también, por primera, vez va a hacer una serie de televisión para Amazon.

W.A.: Cierto. Para la película, a quien primero le di el papel fue a Kate Winslet, y después a una joven actriz, Juno Temple, y luego a Jim Belushi, que creo es perfecto para el personaje. A Justin Timberlake lo había visto en “The Social Network”. No sé nada del mundo de la música, pero me pareció un buen actor. Pensando quien sería un actor interesante para interpretar a un salvavidas de la década de los años 50, alguien sugirió a Justin Timberlake. El vino de California y hablamos por dos minutos, porque realmente no hay nada que decir, así que sonreímos, cambiamos insinceridades (ríe), y lo contratamos.

J.C.: ¿Y la serie de televisión?

W.A.: Comienza en octubre, es una experiencia muy diferente para mi, y no sé si soy bueno para la televisión. En una serie limitada a seis capítulos. La hice porque me convencieron a hacerla, y pensé ¿por qué no? Creí que iba a ser fácil, pero resultó muy difícil. Pero tuve suerte porque tengo un buen reparto. Elaine May es una de las mujeres más chistosas, y Miley Cyrus es una maravillosa joven actriz. Estuve rodeado de gente muy competente y espero sea divertida. Pero no sé, no puedo garantizarlo. Claro que tampoco puedo garantizar mis películas (ríe). Uno comienza con grandes ambiciones y acaba esperando que el resultado no sea penoso.

Comentarios

Otras entrevistas

Los más votados